domingo, 14 de octubre de 2007

México, mariachis y Doña Sarita

Después de Mérida, me fui a la ciudad de México a continuar el reencuentro con ex compañeros de la maestría en Monterrey, Alejandra y Germania, el pretexto fue conocer al novio de Ale, Stephen, y también a ver Andrea que ya tiene 15 (!). Fuimos a pasear por el centro, osea al Zócalo y al tianguis que rodea el Palacio Nacional. En alguno de los apretujones me sacaron la cámara digital de la mochila, y ahí quedo el marcador, tianguis 1 turista 0. Un día antes fuimos a las luchas. Es una experiencia que no tiene desperdicio. Ver al luchador mil porciento guapo ser pateado en el piso por los rudos, y luego recuperarse milagrosamente hasta ganar la tercera caída, mientras le gritan: ¡Te pareces a Sara Montiel!, no tiene precio. Y para rematar la noche nos fuimos al Tenampa en la Plaza Garibaldi. Si un mariachi puede ser abruamdor, que tal tres, uno de cada lado, y rematando, un trío veracruzano. Si yo estaba impresionado, imagínense al pobre Stehpen.

1 comentario:

Becaria homicida dijo...

Me alegro de verte de nuevo en plena forma... no me decidía a escribirte, pero ya que pasaba por aquí... besos!